Hotel Avenida

Un edificio con historia

Estamos albergados en un edificio, cuya licencia de construcción la solicitó D.Ezequiel Lorca el 5 de marzo de 1929 y está considerado en el catálogo del Plan Municipal de Pamplona como una de las obras maestras del arquitecto Víctor Eusa.

Se trata de un inmueble en esquina con tres portales,dos de ellos para viviendas (el número 3 de la avenida de Zaragoza y el 24 de la calle Leyre) y otro para hotel (el número 5 de la avenida de Zaragoza), que es el más conocido por ocuparla esquina. Desde los años 30 en este último portal estuvo en funcionamiento uno de los establecimientos más conocidos de la ciudad: el Hostal Valerio.

El origen de este negocio se encuentra en los años 20 del siglo pasado, en la figura de Valerio Romero Ruiz, en la de su mujer Margarita Aranguren, y poco después en toda la familia. En noviembre de 1931 un anuncio en Diario de Navarra da cuenta del traslado de la “fonda de la viuda de Valerio Romero”, ubicada entonces en la calle San Nicolás, a la avenida de Galán y Hernández (hoy Baja Navarra) número 5, conocida como Villa Amalia. Tres años más tarde el negocio se instala en la parte central del edificio de Eusa,en el que ya trabajan los hijos de Valerio y Margarita, y al que pronto se incorpora también el guipuzcoano Antonino Areta Aldacur, casado con Inés Romero, ex futbolista de la Real Sociedad y del Gimnástico de Valencia, que aporta al negocio familiar sus dotes como experto y reconocido cocinero de la época.

En aquellos años el Hostal Valerio disponía de 16 habitaciones repartidas por 4 de los 5 pisos del inmueble, mientras que en la primera planta se localizaba el restaurante. Precisamente allí, durante la guerra civil, estalló un proyectil que causó la muerte a un comensal. Aquel suceso lo oyó comentar Juan Manuel Areta Romero a sus padres en muchas ocasiones, e incluso recuerda que los daños causados en las barandillas del balcón se mantuvieron durante bastante tiempo.

En 1985 cerró el Hostal Valerio y 4 años después abrió sus puertas en el mismo lugar el Hotel Avenida, que hoy sigue prestando su actividad. El edificio está protegido con un grado 3 en el catálogo del Plan Municipal y en su descripción dice entre otros detalles que el material de acabado de la fachada es un revoco con tiras verticales incrustadas de ladrillo, “como es habitual en el estilo del arquitecto durante la década de los 20 y 30”. Señala también que Eusa “arrincona” aquí el lenguaje formal del expresionismo “y se acerca al estilo vernacular neovasco”.

Fuente: Diario de Navarra 21 dic 2012